Las roturas de los retrovisores laterales del coche son bastante aparatosas, porque al tener poca visibilidad durante la conducción la peligrosidad aumenta y, además, resulta realmente incómodo conducir en esas condiciones. Lo más habitual, en el caso de que uno de los retrovisores esté estropeado es acudir al taller para que se cambie el cristal y volver a contar con la visión óptima a través de estos accesorios.

El problema de esto es que los cristales de los retrovisores laterales están expuestos a un buen número de condiciones que pueden hacer que se rompan o cuarteen. Circular con el espejo retrovisor en estas condiciones resulta realmente incómodo. Por ese motivo hoy hablamos de un producto de la marca BC Corona (Referencia: EXT50001) que es ideal para solventar de emergencia estas situaciones. Se trata de un reparador de retrovisores muy cómodo y sencillo de instalar que, servirá como una solución de emergencia. Esto es importante porque hay que tener muy en cuenta que, en el caso de que el espejo esté roto habrá que cambiarlo por uno nuevo lo antes posible. Sin embargo, este reparador de retrovisores nos puede ayudar a circular en las mejores condiciones posibles tras el imprevisto.

Reparador retrovisor BC COrona

Reparador del retrovisor BC Corona (EXT50001)

BC Corona reparador retrovisorEste potente reparador del retrovisor funciona como una solución provisional, de emergencia que nos va a ser de gran ayuda para garantizar la máxima visibilidad y comodidad durante la conducción tras una rotura inesperada. Tanto si el espejo retrovisor se ha roto o como si se ha agrietado, es posible utilizar el reparador BC Corona (Referencia: EXT50001) para solventar el problema.

El funcionamiento de este producto es muy sencillo. Se trata de un reparador de retrovisores universal, por lo que será óptimo para cualquier modelo de retrovisor. El potente adhesivo se adhiere de forma que la visión será la más adecuada, teniendo en cuenta las circunstancias. Además, su colocación es sencilla y rápida. Simplemente habrá que seguir unos sencillos pasos.

En primer lugar, es muy importante que se eliminen debidamente los restos de los cristales que se han roto. A partir de aquí, habrá que dibujar el patrón del retrovisor en papel y cortarlo con unas tijeras convencionales. Posteriormente se deben enganchar los adhesivos que incorpora el reparador del retrovisor en la parte trasera de la lámina reparadora, para quitar el papel protector. Después solamente habrá que colocarlo en su lugar. Es importante que para llevar a cabo esta operación se utilicen gafas protectoras y guantes, ya que estamos trabajando con cristales rotos y es posible que alguno salte.