Las sillas de SPARCO F1000K son sillas que nos acompañan en el crecimiento del niño ya que pertenecen al GRUPO I/II/III. Disponible en 3 colores: rojo, azul y gris, estas sillas cuentan con la HOMOLOGACION ECE R44/04. Estas sillas, al no tener ISOFIX, pueden utilizarse en todos los vehículos que cuenten con cinturón de 3 puntos de origen en su vehículo, ya que utilizamos el propio cinturón del coche para anclar la silla al vehículo.

Puedes ver un vídeo de como se instala en el vehículo pinchando aquí.

¿Qué significa GRUPO I/II/III?

Las sillas que estén en estos grupos son las más versátiles, ya que son aptas para el uso desde que el niño tiene 9 meses hasta los 12 Años. Siendo una silla que crece con él, sólo debemos ajustar las diferentes partes de la silla a las diferentes etapas de crecimiento del niño. El cabezal, al ser ajustable en altura se adapta perfectamente a la altura del niño, ofreciendo la mayor protección para la cabeza y el cuello del niño en caso de accidente, al igual que la protección lateral, ya que cuenta con un diseño donde se ha tenido especial atención en la protección contra impactos laterales.

¿Cómo debemos usar los cinturones en función de la edad y peso del niño?

Mientras el niño pese entre los 9 y los 18 kg, consideramos que está dentro del GRUPO I, por lo que la silla ha de utilizarse sujetando al niño mediante cinturón con el que cuenta la propia silla, ajustando la altura del arnés al tamaño del niño, para que este esté lo suficientemente ajustado pero tampoco le apriete.

Desde los 15 a los 25 kg consideramos que el niño pertenece al GRUPO II, en esta etapa dejamos de utilizar los cinturones con los que cuenta la propia silla y utilizamos el cinturón de 3 puntos del vehículo para sujetar tanto al niño como a la silla. Es importante siempre ajustar bien la altura del cinturón para que este descanse sobre el hombro del niño, nunca a la altura del cuello.

El GRUPO III va desde los 22 a los 36 Kg. Siendo su forma de uso igual que en el grupo II, mediante el cinturón del vehículo. En todas las etapas de crecimiento hay que tener siempre en cuenta la correcta posición del reposacabezas, estando perfectamente ajustada a la altura de la cabeza del niño, ni más alta ni más baja. Siempre lea detenidamente las instrucciones de instalación de la silla, compruebe que ha anclado bien la silla mediante el cinturón, comprobando que este no está doblado y el cierre está perfectamente cerrado.

Recordar que estas sillas han de utilizarse únicamente en los asientos traseros del vehículo sólo con cinturones de 3 puntos. Según la legislación vigente NO se puede usar estas sillas en asientos delanteros. Sólo existen dos excepciones, que el vehículo sea biplaza o que los asientos traseros ya estén ocupados por otras sillas y no quepa una más. En ambos casos podremos utilizar el asiento del copiloto, pero SIEMPRE con el airbag desactivado y la silla correspondiente al peso del niño.